jueves, 1 de septiembre de 2011

El aguacate en México



Historia del Aguacate en Mexico:

El aguacate es un fruto de origen mexicano y fue consumido por los habitantes de dicho territorio desde épocas muy antiguas según un estudio realizado en se hallaron evidencias de su consumo que datan del año 10.000 a. C. Estos rastros fueron encontrados en una cueva en Coxcatlán (Tehuacán, Puebla). Se sabe que esta planta se originó en la parte alta del centro del actual territorio mexicano aunque también se encontraron vestigios en las sierras elevadas de Guatemala.

En el conocido Códice Mendocino hay jeroglíficos que indican a Ahualcatlan como “el sitio en donde abunda el aguacate”.

Por su parte, en el Códice Florentino se especifica que existen tres variedades de aguacate:
* Aoacaquauitl
* Tlacacolaoacatl
* Quilaoacatl
Se cree que estas corresponden a las tres clases de aguacates que se conocen en la actualidad.


Aguacates

El aguacate durante la época precolombina:
Como es sabido el aguacate es un alimento cuyo origen se cierne al territorio americano y era uno de los frutos más consumidos en Mesoamérica motivo por el cual los agricultores se esforzaron por domesticar su cultivo. Es durante el período Clásico Maya en la cual se consigue realizar plantaciones de este. El aguacate fue domesticado junto con otros productos como maíz, algodón, yuca, calabaza y camote.

La comprobación de estas informaciones no sólo se halla en el ámbito arqueológico sino también en el lingüístico ya que diversas lenguas se hallan vocablos y escritos que hablan sobre el consumo de este alimento.


El aguacate en Mexico

EL aguacate en la Época colonial
A la llegada de los españoles en México se cultivaban frutos de gran calidad gracias a las técnicas de selección y propagación de semillas que se habían desarrollado en tiempos antiguos y que los pobladores continuaban aplicándolos e incluso mejorando.

El primer escrito español en el que se habla sobre el aguacate es realizado por Francisco Cervantes de Salazar (1513 – 1575) en su libro Crónica de la Nueva España. Pero fue gracias a la obra “Historia Natural y Moral de las indias” del jesuita, naturalista y escritor José de Acosta (1539 – 1600) por la cual se conocieron más datos no sólo sobre el aguacate sino de la gran variedad de vegetales que encontraron los primeros españoles en México.

Posteriormente, el Dr. Francisco Hernández que era historiador y médico del Rey Felipe II escribe en su obra “Historia de las plantas de Nueva España” información sobre la flora de la región. Acerca del aguacate, describe el ahoacaquahuitl como un árbol grande con hojas de forma similar al limonero pero de mayor ancho, mayor aspereza y de un verde más obscuro. La flor es blanca y amarilla, el fruto tiene forma de huevo pero es posible hallar tamaños mayores. Es negro por fuera pero verde en el interior, la consistencia es grasosa y tiene el sabor de nueces verdes. Acerca de los efectos que provoca su consumo especificó que aumenta el apetito venéreo e incrementa la cantidad de semen.

La semilla es blanca, rojiza y sólida. Tiene el tamaño de un huevo de paloma y con ellas, se puede obtener un aceite que es muy similar al de almendras. Con este es posible curar salpullidos, cicatrices, evitar que los cabellos se partan, entre otras cosas.

El árbol se desarrolla mejor en sitios llanos y cálidos.

Por su parte, Fray Bernardino de Sahagun, (1499-1590) escribió en su libro “Historia General de las Cosas de la Nueva España” que “Hay árboles que se llaman ahuácatl tiene las hojas verdes obscuras, el fruto de ellos se llama ahuácatl y son negros por fuera, verdes y blancos por dentro, son de la hechura del corazón, tienen un hueso dentro de la misma hechura hay otros aguacates, que se llaman tlacozalauácatl son grandes como los de arriba, las mujeres que crían no los osan comer porque causan cámaras a los niños que maman. Hay otros aguacates que se llaman quilauáctl, la fruta de éstos se llaman de la misma manera, son verdes por fuera y también muy buenos de comer y preciosos”.

El aguacate llegó a España en el año 1600 y con posterioridad comenzó su exportación a otras partes del mundo pero demoró varios siglos en que sea un producto de consumo.

Árbol del aguacate: Aguacatero

El aguacate en México durante los siglos XIX y XX:
A comienzos del siglo XX, Ruiz describió las variedades de aguacate que más se destacaban en los cultivos:
* Dulce Grande
* Dulce Largo
* Morado de Chalco
* Morado de San Angel
* Negro de San Angel
* Verde Precoz de San Angel
Este autor afirma que las mejores huertas se hallan en Aguacatitlan. Atraídos por la calidad de los frutos investigadores del California Avocado Society llegan a México para buscar las mejores producciones de este fruto para así conseguir semillas de las mejores variantes. Sin embargo, este cultivo no estaba tan explotado y cuidado como en otros tiempos debido a que recién se dejaba atrás una época de conflictos bélicos y políticos que sumieron al país en serios problemas.

En el año 1927 existían 2.910 hectáreas que producían 27.303 toneladas de aguacate anuales.

La superficie destinada al cultivo fue incrementándose con el correr de los años. A comienzos del 30 esta era de 2.967 hectáreas y en 1939 llegaba a las 4.605. Lo que significa un incremento del 64%. En cuanto a la producción de frutos este pasó de 30.278 toneladas a 45.963 en el año 1939.

Ya en la década del 40, la superficie de cultivo llegó a las 4.898 hectáreas y la producción registrada fue de 51.607 toneladas. A fines de esta misma década, la superficie cultivada era de 4.898 y la producción de 57.591 toneladas.

Una región que se destacó por la calidad de sus producciones fue la de Atlixco, Puebla. Es precisamente desde este sitio desde el cual se exportaron las primeras semillas para ser plantadas en California. Entre los años 1927 y 1948 el incremento de la superficie de cultivo fue de 43% mientras que el de la producción fue de 35%. En esta región se introdujeron las variedades comerciales conocidas como Zutano, Bacon y Fuerte.

En el año 1963, comienza a cultivarse el aguacate conocido como Hass cuyo origen debe buscarse en Santa Paula, California. Y que es la que logró reemplazar en los mercados a la variedad criolla y fuerte.

De la variedad criolla existían más de 50 variedades pero no se exportaban en gran cantidad al exterior sino que se consumían localmente ya que algunas presentaban una consistencia más fibrosa y no era bien recibida por muchos consumidores. Es recién en la década de los 80 cuando las variedades criollas son mejoradas y logran una mejor recepción.

La cantidad de superficie dedicada al cultivo de aguacate siguió en aumento hasta llegar a superar las 90.000 hectáreas en la actualidad.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

muy buena informacion

Anónimo dijo...

muy buena información, hay que conocer nuestra cultura y saber que es lo que comemos.

Publicar un comentario en la entrada

Búsqueda en toda la web: